Estás en MaisTendencia » Celebra, Ocio » ¡Y se armó el belén!
belen

¡Y se armó el belén!

Parece que los belenes o nacimientos pierden espacio como elementos decorativos navideños en los escaparates comerciales e imagino que también en los hogares. Sin embargo, uno de los eventos que marca el inicio de la Navidad en Ourense es la inauguración del conocido como Belén de Baltar, que toma su nombre del apellido de su autor, el escultor Arturo Baltar.

Soy una nostálgica de los belenes y más adelante deduciréis por qué, pero antes me gustaría contaros o recordaros algo más sobre esta importante pieza artística local.

Este belén surgió como un encargo particular a su autor, en 1967, y se componía de pocas piezas, que él elaboraba y luego pintaba a mano su amigo Xaime Quessada. También colaboraba el artista Virxilio. Adquirió un gran volumen a lo largo de los años, pero su dimensión es, sobre todo, artística, etnográfica y antropológica.

Sus piezas de barro cocido recrean escenas del mundo rural gallego, viejos oficios y construcciones tradicionales. También hace un guiño a la obra de Eduardo Blanco Amor, amigo de Baltar, y su obra más aplaudida, A Esmorga, con la reconstrucción de la taberna donde se reunían sus personajes, O Bocas, Cibrán y Milhomes.

Si aún no lo conocéis, tenéis la excusa perfecta para visitarlo en la capilla de San Cosme y San Damián. La inauguración este año es el día 11 a las siete de la tarde con la actuación del Coro Infantil de la Escuela de Música de Barbadás.

La visita os revelará una preciosa representación salpicada de hórreos, petos de ánimas, una bodega y el castañero. Las referencias religiosas son los Tres Reyes Magos y la Adoración. También están representados coetáneos de la época de Arturo Baltar e incluso él mismo.

El belén de Baltar me lleva a reflexionar sobre la enorme versatilidad de los belenes a la hora de personalizar un elemento tan tradicional, según culturas, estilos y familias. La reconocida figura del “caganer”, o “cagón”, el payés vestido de faja y barretina es otro ejemplo de personalización y que se da en los belenes catalanes.

Pero donde se dispara la creatividad a la hora de tunear un belén es en casa. En mi infancia echábamos mano del papel albal para simular un riachuelo y del musgo de los muros para hacer un prado. San José, la Virgen y el Niño salían de restos de plastilina mezclada; la vaca y el burro de un juego de clicks granjeros. También eran frecuentes los “cameos” en escena, de indios, vaqueros u otros juguetes desparejados. A falta de cierta armonía estética, resultaba “fresco” y, lo más importante, disfrutábamos al hacerlo.

Así que si, como yo, eres un nostálgico del belén pero no tienes tiempo para armarlo, el comercio local de Ourense te ofrece múltiples opciones: clásicas u originales, piezas únicas o conjuntos. En particular, en la Galería Coroto`s encontramos nacimientos típicos de Venezuela, con forma de pequeños retablitos de madera; y otros artesanos, hechos en barro.

corotos-belen-2corotos-belen-1

Tanto si piensas adquirir uno como si ya tienes el tuyo, quizás te pueda interesar inscribirte en el concurso de belenes que organiza el Concello de Ourense. Este año se repartirán cerca de 3.000 euros en premios. Puedes consultar las bases aquí.


Valora este post:
PobreRegularNormalBuenoExcelente (Sin Valoraciones)
Cargando...


Compártelo en: Facebooktwittergoogle_plusmail
Síguenos en: Facebooktwittergoogle_plus



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *