Estás en MaisTendencia » Cuídate » ¿A tiempo de ahorrar en el menú navideño? -Sí, con estos consejos
menu-navideño-ahorrar

¿A tiempo de ahorrar en el menú navideño? -Sí, con estos consejos

Ya estamos en la cuenta atrás y reconócelo, ¡te ha vuelto a pasar!. Aún no sabes que “poner” en la cena de Nochebuena y, lo peor, a pocos días de la fecha clave, los precios ya han iniciado su escalada a la cima, en especial los pescados, los mariscos y la carne.

Desde principios de diciembre o, incluso algún día antes, hemos escuchado los consejos y advertencias lanzadas, tanto por los comerciantes como por las agrupaciones de consumidores, acerca de las malas consecuencias para el bolsillo que acarrea no programar las compras de Navidad con tiempo. Sabemos que sólo el ser humano tropieza dos veces en la misma piedra…y tres…y cuatro.

Sin embargo, gracias a la sabiduría de la blogosfera y a la de nuestro comercio local he confeccionado esta serie de consejos para que al pasar por caja para comprar los ingredientes de nuestro espectacular menú navideño la tarjeta no nos quede tiritando. Así que respira tranquilo, después del susto, y disponte a tomar nota:

Usa el fondo de armario de la pescadería

Con esto quiero decir que recurras a las piezas de pescado y marisco cuyo precio no varía a lo largo del año.

José Ricardo López, que regenta Pescadería Carmiña, en la Plaza de Abastos de Ourense nos cuenta que la subida de precios en el pescado durante la semana previa a Navidad es notable si elegimos para nuestro menú navideño pescados como el besugo (llega hasta 45 o, incluso, 55 € el quilo); la lubina salvaje, que puede alcanzar los 60 € por quilo; la merluza, si procede de las pesquerías de Celeiro o Burela, puede ponerse en los 13 € el quilo, cuando en semanas anteriores la podíamos conseguir por hasta 9 euros. El ejemplo es similar si nos decantamos por el rape o por mariscos como las cigalas, cuya subida de valor es notoria.

Rosa López de Mariscos del Grove, con puesto también en la Plaza de Abastos, nos indica que el centollo de la ría puede alcanzar los 37€ el quilo si se espera a los últimos días, cuando se podía conseguir con anterioridad a 7 € menos.

Entonces, ¿a qué pescado o marisco puedo recurrir sin rascarme tanto el bolsillo? Las propuestas que me han hecho los placeros, que aseguran son igual de resultonas y muy sabrosas son mariscos como los mejillones, las anguilas (mucha gente las prepara fritas para sus platos de la cena de Nochebuena), la merluza (debemos de recurrir a la chilena, que se mantiene en los 9 ó 10 € el quilo), el salmón o la lubina, de piscifactoría, el pulpo congelado o el bacalao salado.

mejillon-rebozado

Tira de congelado

Algunos pescados como el pulpo, tan típico en muchos hogares gallegos en estas fechas es una opción económica y muy socorrida. En la reconocida web www.directoalpaladar.com nos proponen deliciosas maneras para cocinarlo, desde un sencillo y sabroso pulpo á feira (con los consabidos trucos de cocción, como asustarlo previamente en agua hirviendo antes de sumergirlo en la cazuela) hasta otras elaboraciones: al horno, estofado o guisado. Pincha en este enlace para saber más.

pulpo-brasa

Eso sí, antes de nada conviene que la descongelación se haga de manera correcta para conservar el sabor y propiedades nutritivas del producto. Para esta ocasión, me vienen de perlas los consejos que encontré en el blog de Congelados Yañez sobre cómo descongelar y que se resumen en los siguientes pasos:

1)Descongela siempre en el frigorífico. El proceso de pérdida de frío debe hacerse lo más lentamente posible.
2)Utiliza recipientes provistos de una rejilla para evitar el contacto del alimento con el agua que va quedando de la descongelación.
3)Asegúrate de que la congelación es completa y no parcial. No deben quedar partes sin descogelar antes de su cocción.

Sé más salao

Una de las propuestas recomendadas por las pescaderías locales, como dijimos, es el bacalao. El bacalao en salazón es un producto que por su modo de conservación está disponible a lo largo de todo el año, por lo que no suele experimentar un alza de precio notable en esta época. Además, también es otro producto tipico de las mesas gallegas en las celebraciones familiares de Navidad.

bacalao

Para cocinar el producto sin pasarnos de salaos o de sosos, en Congelados Yáñez han vuelto a advertirnos de la importancia de un desalado bien ejecutado. Lo primero que debemos tener en cuenta es el calibre o tamaño de la pieza, por ejemplo si se trata de una hoja, más fina, o de un buen lomo, porque de su grosor dependerá el tiempo invertido en desalarlo. Te resumiré el proceso en varios pasos:

1) Lavar el bacalao en agua fría. Lo ponemos debajo del grifo y delicadamente ayudamos con la mano a retirar la sal que cubre la superficie.
2) Después, introducimos el bacalao en un recipiente con agua fría y lo metemos en la nevera.
3) Debe permanecer en el agua de dos a tres días según el grosor e ir cambiando el agua para que vaya perdiendo la sal sucesivamente. Una manera útil de acordarnos cuando debemos renovar el agua es con el horario de las comidas, una vez en el desayuno, al mediodía y a la cena, como una receta del médico.

Multiplica los panes y los peces

Con esto quiero decir que recurras a preparaciones que hagan cundir los ingredientes utilizados. Los menús navideños suelen reunir a su alrededor a las familias y, a veces, también a los amigos, así si optas por servir bandejas de marisco a discreción, seguro que ni tu bolsillo ni tampoco tu estómago te lo agradecerán.

canapes

En este sentido, los blogs gastronómicos pueden ser tus mejores aliados, un campo sin puertas donde encontrar preparaciones que harán cundir cada céntimo invertido en cada gramo de producto. Estoy pensando en canapés o cócteles de marisco, que los puedes acompañar de sabrosos trozos de fruta de temporada, que le dan un toque vistoso, sabroso y ayudan a aligerar las copiosas cenas navideñas. Las empanadas, de pulpo, de bacalao, de gambas, mejillones o berberechos…como véis el plato estrella gallego admite una gran variedad de ingredientes. Incluso unas sabrosas sopas o cremas de pescado y marisco son un entrante calentito estupendo.

Esmérate en la presentación de los platos y la decoración de la mesa. De esta manera tu menú navideño habrá superado la primera barrera “psicológica”, el que a todos les entre por la vista.


Valora este post:
PobreRegularNormalBuenoExcelente (Sin Valoraciones)
Cargando...


Compártelo en: Facebooktwittergoogle_plusmail
Síguenos en: Facebooktwittergoogle_plus



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *